Todos los derechos reservados
Rincón de cine


Narco Cultura


Por Laura Hiros

Documental
Dirige: Shaul Schwarz
Participan: Edgar Quintero, Ricardo ( Richi) Soto, entre otros.
Clasificación: R por imágenes gráficas de contenido violento, drogas, palabras soeces y desnudos breves.
102 min.

Doloroso, agudo e impactante; el documental Narco Cultura, como su nombre bien lo describe, es una visión llana y agresiva del
submundo del narcotráfico y sus consecuencias sociales. Desde los asesinatos en las calles de Ciudad Juárez, Chihuahua en México,
hasta las canciones que disfrutan miles de fans de los narcocorridos en las concurridas discotecas de Los Ángeles en California.

Lo que el fotoperiodista Shaul Schwarz narra con sus imágenes no aptas para públicos sensibles, es que el  narco ya no es una
actividad ilícita que solo se vive en los submundos, ahora es parte de la cultura de ciertas regiones de México y también entre ciertos
grupos de latinos en los Estados Unidos, de ahí el término “narco cultura”.





















Desde detrás de su lente, Schwarz aprecia como “el narco” se ha metido de tal manera en una importante porción de la psique de
grupos mayoritarios de latinos, que ahora los “malos”, son los héroes que a través de las drogas encuentran el camino para sobresalir
socialmente, logrando que lo único importante sea el dinero y la forma de vida que les proporciona, sin importar los medios para llegar a
él.

El documental sigue a Richi Soto, un perito forense de la SEMEFO en Ciudad Juárez que tiene que trabajar con un pasamontañas para
evitar las represalias de los narcotraficantes. Richi, un hombre de 34 años, soltero, que luce y habla como una persona mucho mayor, ha
visto de todo; desde mujeres barriendo la sangre de sus hijos recién asesinados, hasta masacres de gran calibre realizadas entre
cárteles del narco. Richi ama su trabajo, pero él y su familia viven en la angustia constante, esperando el día en que la represalia sea
contra él. Soto ha perdido a varios compañeros de trabajo, hombres decentes con familias que terminan desaparecidos o destazados
por la labor que realizan.

Por otro lado se encuentra Edgar Quintero, un joven cantautor de narcocorridos que habita a miles de kilómetros de distancia del
epicentro de las actividades de los carteles, en Los Ángeles, California. Él es el vocalista de la famosa banda BuKnas de Culiacán, que
produce sus discos bajo la firma TWINS Culiacán de Adolfo y Omar Valenzuela. En el documental Edgar cuenta cómo ve la vida, por qué
escribe sus canciones y lo que sus clientes quieren de él.

Narco Cultura se estrenó en el Festival de Cine de Sundance en 2013, y ha tenido excelente recepción en los festivales internacionales
en los que se ha presentado, pero tenga precaución, en definitiva sus poderosas escenas tremendamente gráficas y sangrientas, no
son para todo público. sin embargo, nadie le quita su peso como documento histórico de valía, pues muestra cómo la cultura del corrido
que contaba las andanzas de pseudo héroes, matones, mujeriegos y jugadores; ahora se centra en otro tipo de antihéroes, aquellos que
usan el tráfico de drogas y los negocios ilícitos para alcanzar no solo dinero sino el status de “nuevos héroes”.

Violencia idealizada es lo que trata de describir el documentarista para alcanzar su objetivo. Violencia que lo dejará pensando en las
futuras generaciones que han crecido con laxas normas morales, sobre todo las que se refieren al valor del dinero y la vida humana.

* Como se publicó en La Estrella en Casa
Reseñas y críticas
Mala
Regular
Buena
Excelente
Extraordinaria
Una escena de Narco Cultura