Entrevistas
VIDEO
AUDIO
Todos los derechos reservados
Rincón de cine
Tony Goldwyn el director de Conviction
Usted podrá conocerlo como el malo de la película Ghost, pero el multifacético Anthony Howard "Tony" Goldwyn, es más que
un actor, productor y director, es también nieto de una leyenda del cine, y un extraordinario ser humano. De visita en Dallas
promocionando su nueva cinta como director, Conviction,  en donde Hillary Swank le da vida a Betty Anne Waters, la mujer que
estudió para convertirse en abogada con el único objetivo de exonerar la condena a prisión perpetua de su hermano Kenneth
(Sam Rockwell), Tony se muestra absolutamente agradecido con las oportunidades que ha tenido de expresar su arte.

“Esta es una película sobre el amor filial, sobre el poder trascendente del amor, sobre la gente que amas que es lo más
importante que tienes en la vida —asegura Tony apasionado— es una historia que escuché en la televisión y que me
apasionó desde el inicio, eso fue hace nueve años, y es un privilegio ver que ya es una realidad”.

Con más de 260 personas exoneradas por sentencias erróneas, algunos habiendo servido años en espera a ser ejecutados,
la organización Innocent Project, tiene un lugar preponderante en la cinta. “Es verdaderamente importante para mí que se
conozca la labor de Innocent Project —dice Tony—,  lo que sucedió con Kenny fue una completa desgracia, ese hombre vivió
más de la mitad de su vida en prisión”.
Tony Goldwyn dándole
instrucciones a Hilary
Swank para una escena
de
Conviction.

El hombre que prefiere ser director sobre todas las cosas, asegura que el proceso creativo y de filmación de Conviction fue
verdaderamente complicado, “existen muchas cuestiones legales, presentamos la historia de algunas personas que ahora
enfrentan cargos criminales y usamos sus nombres reales, así que mucho de lo que verán en la pantalla es literalmente
tomado de transcripciones o audios, para evitar demandas y aún así no hicimos un documental.

Obviamente hay libertad creativa y muchas decisiones difíciles que tomar, sin embargo, me siento satisfecho con los
resultados”.

Sobre los rumores de Oscar®, tanto para él por su trabajo como director en
Conviction, como para Swank, Rockwell y Juliette
Lewis que hace un pequeño pero poderoso papel, Goldwyn asegura sentirse tremendamente halagado y agradecido, “sería
fabuloso, pero con toda la experiencia en este negocio, lo mejor es mantener la cabeza baja y no esperar nada”.

Tony dice tener un cariño especial por la ciudad de México, pues fue ahí al lado de Norma Aleandro que recibió una de sus
primeras oportunidades como actor en la película
Gaby: Una historia verdadera, dirigida por Luis Mandoki, de eso ya más de
20 años, y aunque no tiene planes para filmar nuevamente por esas latitudes, sí le gustaría reencontrarse con el director que
hace años lo viera nacer como actor.

Actualmente Tony es también parte del musical de Broadway  
Promises, Promises al lado de Sean Hayes, tiene varios
proyectos televisivos como director y dice sentirse sumamente privilegiado por llevar una vida ecléctica, haciendo siempre lo
que su corazón le dicta.