Todos los derechos reservados
Rincón de cine

Dos minutos con el director y uno de los protagonistas de Jobs
Por Laura Hiros


La cinta Jobs tiene mucho que ver con Dallas, pues su productor Mark Hulme y el guionista Matt Whiteley ambos residentes en
Dallas fueron los que intrigaron al director Joshua Michael Stern para subirse al proyecto y crear con ellos, la cinta que hoy alcanza
las pantallas de toda la nación, “la experiencia con Hulme fue inspiradora, quería ser algo grande, audaz, ambicioso, pero no tenía
ningún punto de referencia —dice Stern entre sonrisas y mientras le retocan el maquillaje, en un elegante hotel en Dallas—. El
guión era muy bueno y la decisión era  más bien, qué quieres, hacer una película pequeña o hacer una película de gran alcance, y
pues ustedes ya ven lo que decidió el productor, que por cierto tuvo que invertir mucho más de lo planeado”.

Mientras tanto el actor principalmente de teatro, Josh Gad que le da vida  Steve “Woz” Wozniak, asegura estar completamente
satisfecho de haber podido poner su granito de arena para lo que considera uno de los papeles más demandantes de su carrera,
por todo el tiempo y la preparación que tuvo que poner para la creación de su personaje.

La historia que Stern clasifica como “la revancha de los Nerds” llega con fuerza este fin de semana a las pantallas platinadas.































La impresionante y verdadera historia de un genio de nuestro tiempo: Steve Jobs. El hombre que con muy pocas habilidades de
comunicación y una férrea creencia en la perfección, logró hacer de la tecnología una necesidad para el ser humano.

La idea de que sólo toma una persona comenzar una verdadera revolución, es lo que da pie a la extraordinaria historia de Steve
Jobs, el joven adoptado por una pareja de clase trabajadora en los suburbios del norte de california, ese que se convertiría desde
el garaje de su casa en un joven empresario con un grupo de amigos tremendamente capaces en materia de tecnología; ese al
que se le respeta por haber creado la primera computadora casera de la historia con su famosa Mac, y al que ahora se le venera
por la revolución tecnológica que ha causado su iphone. Ese Steve Jobs es el del que se habla en esta película.

La cinta Jobs hace un recuento cronológico de 20 años de la vida del fundador de Apple caracterizado magistralmente por Ashton
Kutcher, desde 1971 cuando cofunda Apple a 1991 cuando regresa la compañía a sus manos. Así vemos la transformación del
estudiante frustrado, y joven buscando identidad propia que decide viajar a India para encontrar su verdadera vocación, a ser el
rostro de la revolución tecnológica más grande de la época moderna.

La película es selectiva sobre las partes de la vida del empresario, ahí está Jobs con su amigo de la infancia   Steve “Woz” Wozniak
(Josh Gad) en el garaje de casa de los padres del primero (por cierto, las escenas del garaje se grabaron en el verdadero lugar de
los hechos) creando las primeras Mac. Ahí aparece el inversionista Mike Markkula (Dermot Mulroney) para respaldar la creación de
Apple y la primera computadora personal. Y de ahí los problemas como nuevos empresarios tremendamente exitosos, hasta llegar
a un punto crítico, y el resto es historia.

Pero también ahí aparece el lado oscuro de Jobs, su falta de compasión, su poca fidelidad con los amigos, su cero tolerancia a la
mediocridad, su terquedad y pasión por la excelencia que finalmente le cuesta su puesto en su propia compañía. Una historia
extraordinaria que vale la pena ser contada.

Las actuaciones de Kutcher (No Strings Attached,), Dermot Mulroney (The Grey), Josh Gad (1600 Penn), Matthew Modine (The Dark
Knight Rises) son simplemente impecables, y no sería de extrañar que Kutcher recibiera por esta película más de una nominación
a premios al final del año, pues además de su parecido físico con Jobs, su labor histriónica rompe cualquier estereotipo que
pudiera tenerse de él.

El director Joshua Michael Stern (Swing Vote, Neverwas) hace un extraordinario trabajo utilizando correctamente los espacios y a
los actores para contar la historia de un presente simplemente revolucionario.



La Mission
Drama
Dirige: Peter Pratt
Actúan: Benjamin Pratt, Erika Alexander, Jeremy Ray Valdez, Jesse Borrego, Talisa Soto Bratt, entre otros.
Clasificación: R por lenguaje, violencia y contenido sexual
117 min.
PAGINA PRINCIPAL
Reseñas y criticas
Mala
Regular
Buena
Excelente
Extraordinaria
Josh Gad a la izquierda y Joshua Michael Stern a la derecha durante la conferencia de prensa en promoción de la cinta
Jobs.