Todos los derechos reservados
Rincón de cine

Beto Gómez el nuevo antihéroe del cine mexicano
Por Laura Hiros


Si usted está listo para ver una nueva clase de cine mexicano, primero que nada debe conocer a Beto Gómez, el director, productor  
y guionista que aunque se sentía “amando a Dios en tierra de indios” cuando inició su carrera en el mundo del séptimo arte, ha
demostrado que a pesar de que se auto describa como  un “fuereño” y  no pertenezca al internacionalmente celebre club de
directores conocido como “los tres amigos” del cine azteca, tiene mucho talento para compartir.

La “sangre nueva” de Gómez proviene del norte de la República Mexicana,  la ciudad de Culiacán en el estado de Sinaloa para ser
exactos. Gómez  comenzó a dirigir en 1997, pero lo hizo como un verdadero artesano “y como un joven ignorante e ingenuo —
asegura en entrevista con La Estrella en Casa con motivo del estreno en los Estados Unidos de
Salvando al soldado Pérez una de
las películas más taquilleras del cine mexicano en los últimos tiempos y por supuesto, película que Gómez dirige, produce y de la
cual es coguionista—, yo crecí viendo el cine de los Almada, cine para el pueblo y siempre supe que quería hacer cine; nada más
que no sabía cómo, ni en qué me estaba metiendo. No tuve ninguna educación formal pero mi experiencia de vida me ha ayudado
a ser un buen observador y poder plasmar lo que veo”.































Y eso es porque desde los 14 años Gómez  ha estado en constante peregrinaje por  el mundo. Tras terminar sus estudios de
comunicaciones en Guadalajara, salió de México, se fue a Canadá para aprender de cine y luego a España para aprender de la
vida, su destino lo llevaría por varias ciudades y otros tantos países antes de que finalmente en 1997 pudiera dirigir
El agujero.

De ahí, Gómez “y sus secuaces”,  amigos del cineasta que vendían sus coches para financiar sus películas y  sacaban dinero de
donde podían para que el trabajo del director lograra plasmarse en cintas, produjeron películas como  
El sueño del caimán (2000),
Puños rosas (2004) y el documental Hasta el último trago… corazón (2005), cintas que han tenido gran relevancia en festivales y
que han logrado ganancias para sus valerosos productores, aunque muy poca distribución en México.

Una de las constantes en el cine de Gómez, son los antihéroes, como su protagonista en
Salvando al soldado Pérez, el narco
mexicano Julián Pérez  (Miguel Rodarte –al que Gómez se refiere como el Al Pacino norteño-)  que decide ir a salvar a su hermano,
un inmigrante que ingresó al ejercito de los Estados Unidos y que ha caído como prisionero de  guerra en Irak.

“Yo me identifico con los antihéroes, como el pachuco de Tin Tan o el personaje malora de las cintas de vaqueros. Los raterillos y
vagos están más cerca de la gente común, pues también han tenido sus sueños rotos, eso es lo que me gusta de ellos y eso es lo
que me hace querer plasmarlos en la pantalla. Mis personajes quieren pertenecer a un sitio, a un amor o a un sueño, de eso se
trata”.

Salvar al soldado Pérez se rodó en el desierto de Coahuila, el Distrito Federal,  Los Ángeles y Turquía, cuenta con excelente música
y reconocidas figuras de la comedia en México como Jesús Ochoa, Adal Ramones y Jaime Camil, “y aunque no le va a cambiar la
vida a nadie, cumple cabalmente con su objetivo de divertir. Yo quiero hacerle un guiño al espectador para que se escape por dos
horas, se divierta y sueñe. Con eso en mente estoy muy cómodo con lo que hemos hecho con Saving Private Pérez, finalmente el
cine no es matemáticas es puro corazón”, concluye Gómez.

Salvando al soldado Pérez, se estrena este viernes en las salas de cine de todo Estados Unidos y ya le abrió las puertas a Gómez
para otras producciones aquí en la Unión Americana. Ahora el director trabaja en Nostalgia de tiburón, una cinta que pronto llegará
a la pantalla platinada.



Saving Private Pérez
Salvando al soldado Pérez

Acción, aventura, comedia
En español con subtítulos en inglés
Dirige: Beto Gómez
Actúan: Jaime Camil, Jesús Ochoa, Joaquín Cosío, Gerardo Taracena, Rodrigo Oviedo, entre otros.
Clasificación PG-13 por violencia y lenguaje soez
103 min.





*Como se envío para publicación, más correcciones del director general de La Estrella en Casa.
Reseñas y criticas
Mala
Regular
Buena
Excelente
Extraordinaria
Adal Ramones recibe instrucciones de Beto Gómez durante el rodaje de Salvando al soldado Pérez.