Todos los derechos reservados
Rincón de cine


127 Hours


Por Laura Hiros

Drama, biopic
Dirige:
Danny Boyle
Actúan: James Franco, Amber Tamblyn, Kate Mara, Clémence Poésy, Kate Burton, Lizzy Caplan, entre otros
Clasificación R
120 min.


Las lecciones más grandes de la existencia de un ser humano llegan siempre de las formas menos esperadas. Ese fue el caso del
súper atleta Aron Ralston, edad: 27 años; profesión: ingeniero; pasión el montañismo; héroe: él mismo, necesidad: ninguna. Un hombre
que pensaba que se podía comer al mundo, hasta que una roca se interpuso en su camino.





























Un buen día Aron (James Franco) se fue de excursión, solo, no le dijo a nadie adónde iba, se fue al desierto de Utah, y en un paraje
absolutamente inhóspito cayó en una grieta y una enorme roca le atoró el brazo. Para salir de ese embrolló, después de cinco días,
haber tomado su orina y darse cuenta de que deseaba vivir y regresar a sus seres amados, Aron tomó la decisión más importante de su
vida, y con una navaja sin filo, se amputó el brazo. Esta es su historia.

El director ganador del Oscar, Danny Boyle, tomó el libro autobiográfico de Aron, al guionista de
Slumdog Millionare y creó la versión
dramatizada de la aventura de Ralston. El joven y talentoso actor James Franco fue el elegido para darle vida al montañista, a pesar de
no tener parecido físico alguno; sin embargo, Franco se avienta un papelón y junto con una cinematografía perfecta y una trama
poderosísima, el resultado es una película como pocas que ingresará a la lista de clásicos del cine.

En la película de Boyle los elementos y el actor juegan papeles trascendentales. Sentimos sed, sentimos frío, poco a poco nos vamos
colocando en el lugar del actor, y las preguntas comienzan a burbujear en nuestro cerebro, ¿qué haría yo?, ¿me dejaba morir?, ¿yo sí le
hubiera avisado a alguien?, poco a poco, casi sin saber, llegamos a la misma conclusión que el protagonista, haciendo justo lo que el
director (según la entrevista que usted no puede perderse en el
rincón de entrevistas) quería que hiciéramos, que nos compenetráramos
tanto con la situación que Ralston (Franco) vivía, que literalmente le ayudáramos a cortarse el brazo.

Esta no es una película sangrienta o sólo un drama desproporcionado, esta es una película sobre una sola vida, un ser humano, un
hombre que se creía invencible y que salió de ese cañón sintiéndose completamente humano y amando su humanidad.
Ralston aparece al final de la película, sentado en un sofá con su esposa y su hijo, su historia inspirará a millones. Esta película seguro
recibirá nominaciones a un sinfín de premios.
PÁGINA PRINCIPAL
Reseñas y críticas
Mala
Regular
Buena
Excelente
Extraordinaria
Aron Ralston (James Franco) en una escena de 127 horas.